Palabras del maestro formulador

He querido crear un cuidado que transforme en unos segundos el relieve cutáneo, respetando todos los tipos de piel, incluso las más delicadas. Un producto sorprendente que en un solo gesto alisa la piel, proporciona luninosidad y recrea la suavidad de una piel de bébé
En la busqueda de la fórmula perfecta he selecionado diversos polvos: el polvo de pino exfoliante, la arcillla blanca detoxificante y el talco matificante. Para conservar su potencia y dosificarlos al maximo he creado una fórmula anhidra/sin agua/seca*, sin conservantes, la cual, al contacto directo con la piel, asegura una accion óptima.
*99% de polvos secos y 1% de agua, lo que permite la transformación del polvo en un exfoliante para aplicar sobre el rostro

ENSAMBLAJE

El activo principal
Agua granítica de los Pirineos

Los activos complementarios
Una alianza de polvos:
- Polvo de pino: exfolia de manera mecánica la superficie de la piel para alisarla y darle luminosidad.
- Polvo de arcilla blanca: detoxifica las impurezas
- Polvo de roca: matifica, acción antibrillos

La formulación
El maestro-formulador ha creado una formula seca, sin agua*. El polvo de pino, rugoso al tacto, esta arropado por los otros polvos, para que este ensamblaje se deslice suavemente sobre la piel sin hacerle daño jamás. La piel se transforma inmediatamente.
*99% de polvos secos y 1% de agua, lo que permite la transformación del polvo en un exfoliante que se aplica sobre el rostro.

FIRMA SENSORIAL

Polvo de una blancura inmaculada y de una fineza extrema, que se transforma en una espuma fina al masajearla con agua. Notas olfativas frescas de flores blancas, jazmín y muguet.


CONSEJO DE UTILIZACIÓN

1 a 3 veces por semana
1) Humedecer ligeramente los manos antes de verter en la palma 3 o 4 golpes de salero.
2) Repartir el polvo entre las manos
3) Efectuar un masaje sobre el rostro con movimientos circulares, desde el interior hacia el exterior. Para el efecto piel lisa más convincente, insistir en la nariz, la barbilla, la frente y alrededor de los orificios nasales.
4) Enjuagar con agua.



Evitar el contacto con los ojos

Prolongue
la experiencia