ALTA CALIDAD
"A LA FRANCESA"

LA CULTURA DE
LA PERFECCIÓN

Cada creación de Galénic se realiza con el objetivo constante de garantizar fórmulas eficientes y refinadas con una calidad impecable. Esta búsqueda perpetua de la perfección es parte de un enfoque de alta calidad: una selección rigurosa de materias primas, pruebas y controles constantes y fórmulas sujetas a estrictos controles de calidad en toda la cadena de producción.

Para ello, hemos elegido producir nuestros cuidados exclusivamente en Europa y más del 90% en Francia, con el fin de preservar el sovoir-faire de nuestros maestros formuladores y nuestros procesos de fabricación.

Nuestros cuidados, en su gran mayoría de concepción y fabricación farncesa, se produccen en los centros de investigación y fábricas de Laboratoires Pierre Fabre en el corazón del Tarn, en el suroeste de Francia.

HECHO EN FRANCIA
DESDE LA INVESTIGACIÓN HASTA LA PRODUCCIÓN

Investigación en Vigoulet-Auzil

En el corazón de este centro de investigación, pilar de nuestro savoir-faire, los maestros formuladores de Galénic trabajan para la creación de fórmulas excepcionales. En este centro se llevan a cabo las principales etapas: la cuidadosa selección de materias primas, los ensamblajes sin precedentes para ofrecer cuidados de alta calidad.

Evaluaciones y test en Toulouse

Galénic nunca da un paso adelante sin haber probado y verificado la eficacia y seguridad de sus productos. Las evaluaciones se llevan a cabo en el Centro de Investigación y Desarrollo Clínico ubicado en el Hotel-Dieu-St-Jacques en Toulouse.

Producción en Soual

Soual, la fábrica histórica de la marca, fabrica y acondiciona los productos de Galénic desde hace 40 años.

Creación en París

Marca francesa fundada en París en 1978.
Capital de las artes y de la moda, es en París, a finales de los años setenta, nacen los primeros productos de Galénic. Meca del savoir-faire francés, París se distingue por sus creaciones de alta gama cuya calidad y elegancia son reconocidas en todo el mundo. Incluso hoy, fiel a su herencia, una fórmula Galénic siempre es excepcional

Búsqueda eterna
de la perfección

La filosofía de Galénic, desde su fundación por un visionario como fue Pierre Fabre hasta los Maestros formuladores de hoy, permanece inalterada: búsqueda infatigable de la fórmula excepcional, del cuidado perfecto. Ser a la vez un creador apasionado y un experto científico permite superarse una y otra vez en la creación. Cada fórmula de Gálenic es una creación a medida. La búsqueda del ensamble perfecto se lleva a cabo sin concesiones, avanzando paso a paso. Algunos productos tardan años en llegar a comercializarse. Hacen falta nueve meses para dar por bueno un nuevo principio activo y años para hallar el ensamble idóneo.

Por último, cada fórmula se confecciona según los estándares de elaboración inspirados en la cultura farmacéutica de los Laboratorios Pierre Fabre, comprobada sin cesar hasta corroborar su eficacia. Esa búsqueda eterna de la perfección es la piedra angular de Galénic y se expresa hasta en el menor detalle, desde la formulación hasta en el envase.

Perfección
al infinito

El monograma de Galénic alude al signo del infinito y simboliza su búsqueda de la perfección. Esa búsqueda eterna, infinita, expresa la singular identidad de Galénic.

El emblema de su identidad ennoblece y rubrica cada uno de los estuches de las fórmulas excepcionales.

Prolongue
la experiencia